Para saber

La Fundación Henri Laborit

Henri Laborit (1914-1995) inició su carrera médica como cirujano de la marina
francesa y devino prontamente en investigador integrando equipos y en soledad.
Describió la hibernación artificial en seres humanos, el valor funcional de la
neuroglia y las células gliales, descubrió el uso de la clorpromazina en anestesia y
su potencial utilidad en psiquiatría (¡24 cartas! dirigidas a Jean Delay encomian lo
apropiado de su investigación), pionero en el estudio de los radicales libres,
desarrolló nuevos compuestos psicotrópicos y fue miembro fundador del CINP.

 

Pasó de lo micro a la macro al abocarse al estudio de la agresividad, creando una
nueva disciplina, la eutonología, la etología humana, complementaria a la etología
de Konrad Lorenz, sus estudios sobre la filogénesis del cerebro humano muy
cercanos al “cerebro trino” de Mac Lean aportaron una base racional a los
comportamientos humanos al explicar desde una perspectiva evolutiva las
conductas burocráticas y políticas del hombre y su tendencia a la dominación.
Con la “inhibición de la acción” vinculó el estrés crónico a la existencia del lóbulo
frontal. Inclasificable por su prolífica actividad, vertida en más treinta libros, visitó
Buenos Aires en 1983, allí en una conferencia inolvidable desplegó su encanto,
sabiduría y humildad, en un haz didáctico sin par nos transportó desde el átomo a
la sociedad. Plasmó en dos láminas sus esquemas, que hay atesoramos en nuestra Fundación.

 

Para quienes nos visitan, un dato histórico singular, para
nosotros una carta de navegación, desde entonces proseguimos en su estela, con
la modestia de nuestros recursos y capacidades y con la esperanza de comprender cada día más el insondable cosmos de nuestro cerebro.

CLANP

Colegio Latinoamericano de Neuropsicofarmacología

El genio singular del Profesor Jorge Alberto Costa e Silva (Brasil) le condujo a la
Presidencia de la Asociación Mundial de Psiquiatría (1989-1993), su generosidad
abrió para Latinoamérica un tiempo inédito de oportunidades, entre ellas la de
crear en marzo de 1995, en Salvador de Bahía, el Colegio Latinoamericano de
Neuropsicofarmacología y, tras ello, Helena Calil su primer Presidente y,
particularmente Roberto Fernandez-Labriola sembraron de Colegios nacionales a
América Latina. La parábola del sembrador volvió a cumplirse y hemos crecido
con suerte diversa, ceñidos o impulsados por las fluctuantes realidades de
nuestros países. Persistimos y este X Congreso es nuestra evidencia.
 

CINP

“Collegium Internationale Neuro-Psychofarmacologicum”

Fundado el 3 de septiembre de 1957, en Zurich, durante el segundo Congreso
Mundial de Psiquiatría, a las 20:30, en el “buffet” de la estación de ferrocarril.
Su creación respondía a la necesidad de gestar una organización que diera un
marco institucional, sustentable en el tiempo, en el cual las distintas disciplinas
involucradas en la psicofarmacología pudieran intercambiar información y validar
experiencias. Su modesto origen encierra varias metáforas, la humildad como
requisito imprescindible al desarrollo de la ciencia, el compartir conocimientos
como el sumo placer del científico, el valor de la historia y de los hombres que la
construyeron reflejado en la raíz latina de su nombre y la obligación –como las
vías del tren- de abrirse a todos los confines. Llevando las buenas nuevas,
reparando los errores y conectando talentos.